Las etiquetas de seguridad se utilizan para proteger artículos valiosos o fácilmente falsificables, como productos electrónicos, farmacéuticos y otros bienes de consumo.

Las medidas de seguridad pueden estar expuestas y visibles al ojo humano o estar ocultas y ser visibles sólo por equipos especiales.

El etiquetado de seguridad no solo sirve para autentificar los productos para los consumidores, sino para proteger la marca de la empresa, la salud y la seguridad del consumidor, y reducir el riesgo de perder ingresos o sufrir problemas de responsabilidad. Asimismo, las etiquetas de seguridad pueden utilizarse para controlar los productos a medida que se desplazan por la cadena de suministro como pueden ser las RFID, entre otras.

Algunos tipos de etiquetas de seguridad:

Etiquetas Void. Estos films dejan un texto, patrón o logotipo en los paquetes y carcasas de los que la etiqueta se ha retirado total o parcialmente y no puede volver a pegarse correctamente ni colocarse sin que se note.

Etiquetas destructibles. Un tipo de etiquetas destructibles se pueden rasgar en pequeños trozos cuando se intenta extraerlos. Otro tipo, es que se rompan en capas.

Etiquetas ultradestructibles: Son extremadamente quebradizas con lo que resulta imposible retirarlos de una pieza una vez adheridos.

Otras soluciones de seguridad personalizadas:

* Papeles de seguridad. Marcas de agua reales o simuladas, fibras de seguridad, marcadores ocultos…etc.

* Hologramas

* Frontales de óptica variable

* Marcadores

* Shadow print entre la parte inferior del frontal y el adhesivo